Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Reserva Ahora
+
Fecha
Habitaciones
Adultos:
Niños:
2 Habitaciones
* menores de 12 años
+ Añadir habitaciones
Código promoción
Fecha de la reserva
Adultos
Niños*
Habitación 1
x
Añadir habitación
Home > Otra forma de vivir la vida

Otra forma de vivir la vida
Hostal Solfina

Las costas catalanas, bañadas por las aguas del mar Mediterráneo, se extienden a lo largo de casi 700 kilómetros de arenas suaves, calas secretas, acantilados abruptos y oasis turquesas. El Hostal Solfina se sitúa a 10 minutos en coche de Blanes, localidad con la que comienza la Costa Brava.

Desde nuestro alojamiento podrás acceder a multitud de playas ideales para conocer nuevos paisajes y vivir una experiencia de descanso mediterráneo. En tu viaje no puede faltar una visita a alguno de los pequeños pueblos que salpican la costa y que en verano se llenan de la luz y el color de sus fiestas.
Pallafols y Marineland
La localidad en la que se sitúa nuestro hostal es ideal para disfrutar de unas vacaciones en una zona con multitud de posibilidades sin renunciar al descanso y la tranquilidad.

Además, te ofrece la oportunidad de pasar un día en Marineland. Este parque acuático ofrece diversión a toda la familia: sus toboganes acuáticos, el delfinario y la diversidad de especies que podréis ver emocionarán a pequeños y grandes.
Blanes
Esta localidad, conocida como el "Portal de la Costa Brava" ofrece un buen puñado de playas y calas que visitar. Una de las más reconocidas es la Playa de Santa Cristina. Además, a finales de julio celebra sus fiestas mayores, durante las que el cielo se tiñe con el color de los fuegos artificiales del mayor concurso celebrado en Europa.

Además, podremos acercarnos a visitar un convento del siglo XVI que respira majestuosidad por todas sus piedras. El enclave en el que se localiza contribuye a conferirle gran parte de su encanto. Asomado sobre el mar, desde el castillo se puede obtener además una vista pintoresca del pueblo de Blanes.
Tossa de Mar
De la antigua muralla de la ciutat vella de Tossa, erigida para defender la localidad de los ataques por mar, aún se conservan alguna de sus torres, puertas y lienzos. El conjunto que podemos ver actualmente pertenece al siglo XIV. La costa de este municipio es especialmente abrupta, pero de una gran belleza paisajística.

El macizo de Cadiretes, que recorre casi la totalidad de Tossa, presenta en él pequeños valles y hondonadas. No pierdas la oportunidad de atravesar el macizo para admirar un paisaje increíble. Puedes realizar el recorrido a pie o en bicicleta, o bien en coche siguiendo la carretera que comunican Sant Feliu de Guíxols con Tossa de Mar.